Patricia Gutiérrez: Liderazgo, pasión y entrega
El nombre de Patricia Gutiérrez ha quedado grabado en la historia del Club Tijuana como la primera capitana Xoloitzcuintle en el Máximo Circuito Femenil. Orgullosamente Tijuanense, Paty nos cuenta sus inicios en el futbol y cómo es que estuvo a un paso de abandonarlo todo.

INICIOS

El futbol llegó a la vida de Paty cuando era solo una niña. “Estaba en la primaria y en los recreos me ponía jugar con niños, yo era la única niña”, comentó. Su maestro de Educación Física descubrió sus habilidades y le comentó a su familia que la inscribieran en un equipo de futbol.

“A los 10 años jugaba en un equipo de niños y me hacía sentir nerviosa porque normalmente los niños son más fuertes y más rápidos, yo trataba de alcanzarlos y no podía, pero de a poco a poco me acostumbré y creo que eso me hizo más fuerte y más ruda para jugar”, recordó.

A UN PASO DE RENDIRSE

En el 2014, Paty llegó al Club Tijuana sin imaginarse que su vida estaba a punto de cambiar. Recién comenzaba sus estudios universitarios en Psicología cuando una de sus maestras le comentó sobre las visorias.

Tras las pruebas, fue seleccionada para integrarse al plantel que participaría en la COPA MX. Luego de obtener el Sub Campeonato en el torneo piloto, tuvo que someterse a un nuevo proceso de visorias para jugar en la LIGA MX, lo que llevó a Paty a replantearse si estaba en el sitio correcto.

“Sentía que debía dedicarme a mi carrera, pensaba que ya no había lugar para el futbol, pero dije que daría mi 100%. Ahora, cuando pienso en la Paty de tiempo atrás, que quería dejar de lado el futbol, digo ¡qué bueno que no le hice caso!”, mencionó entre risas.

A la par de su carrera futbolística, Paty continúa con su formación académica y desea poder combinar ambas pasiones en un futuro no muy lejano. “Quiero concluir mi carrera y estudiar la maestría en psicología del deporte para así juntar las dos cosas que me apasionan”, aseguró.

LA CAPITANÍA, UNA MOTIVACIÓN EXTRA

Tras ser elegida como Capitana por sus mismas compañeras de equipo, Paty comentó a XoloMagazine cómo ha asumido la responsabilidad de portar el gafete.

“Previo a un partido les doy unas palabras y siempre les recuerdo que para mí, este equipo es el mejor, que las quiero mucho y que si jugamos con el corazón los resultados se van a dar. Ya en la cancha las aliento y les digo que no se desanimen si algo no sale, que sigamos intentando”, comentó.

“UN SUEÑO HECHO REALIDAD”

La profesionalización del futbol femenil es para Paty un sueño cumplido que nunca imaginó que sería posible realizar.

“Es un sueño hecho realidad. Jugar en el Estadio Caliente me hace sentir que estoy representando a la ciudad en la que nací, Nos motiva que la afición esté presente porque demostramos la pasión que tenemos por el futbol y el amor a la camiseta, queremos darles más triunfos y alegrías”, concluyó.