Esfuerzo y trabajo en el campo
“Empecé a jugar futbol gracias a mis hermanos. Tengo cinco, pero con los dos más chiquitos son con los que siempre jugaba y me ponían de portera, entonces eso me ayudó a que se me quitara un poquito el miedo al balón. Desde ahí nace. El gusto viene de familia”, comentó la mediocampista del equipo femenil Xoloitzcuintle, Carolina Zepeda en esta entrevista especial para XoloMagazine.

De a poco la jugadora del Club Tijuana fue moldeando su pasión en la Sultana del Norte de donde es oriunda. Zepeda ingresó a la universidad en el Tecnológico de Monterrey y se unió de inmediato con las “Borreguitas”, equipo donde el Director Técnico, Carlos Marcos le dio las bases para ser una jugadora profesional.

“Dentro del equipo de Borreguitas teníamos mucha exigencia con la disciplina y todo eso me ayudó ya cuando brinqué a la Liga Femenil con Santos, porque era muy parecido el tener entrenamientos de alto rendimiento. Estoy muy agradecida con el club por abrirme las puertas porque fue el primero en confiar en mi”, expresó la regiomontana.

EL ARRIBO A LA JAURÍA

En Santos Laguna estuvo durante 2018, allá disputó ocho partidos con la playera verdiblanca. La falta de actividad en el terreno de juego la motivo a buscar nuevas oportunidades. Carla Rossi, entrenadora de las Xoloitzcuintles, en su búsqueda por nuevos talentos para incorporar al equipo de Tijuana, aprovechó las amistades que hizo en “Borreguitas” durante su etapa como jugadora y fue donde conoció a Magdalena.

“Aquí tengo toda la confianza, tanto de los entrenadores, como del Club. Fue un golpe anímico en lo positivo para mí en comparación con mi anterior equipo. En Santos jugué muy poquito por el tema de las mayores. En Tijuana, desde el primer día me dieron esa confianza y seguridad que buscaba”, expresó la mediocampista.

PRIMER LADRIDO DE GOL

En el presente Clausura 2019 de la LIGA MX Femenil, el cuadro de Tiburones Rojos de Veracruz visitó en la Fecha 11 el campo del Mictlán, encuentro que Zepeda Martínez jamás olvidará ya que anotó su primer gol en el balompié azteca con dedicatoria especial.

“Cuando el balón cruzó la línea, no me lo creía. Lo primero que hice fue correr con mis compañeras a la banca para festejarlo con ellas y dedicarle el gol a mi mamá (QEPD) que esta allá arriba. Fueron mil emociones en un gol que me vuelve a dar confianza”.

Corría el minuto 74 del encuentro que daba toda la impresión que aquel partido iba a finalizar con empate sin anotaciones. Sin embargo, la futbolista de Club Tijuana en cuanto tuvo el esférico no dudó e impactó con dirección al arco rival, teniendo una “ayuda divina” para que Xolos Femenil obtuviera los tres puntos en casa en dicha jornada.

“Me cayó en un instante el rebote y le pegué. Uno como jugador sabe si fue un buen tiro o no. El mío sabía que no iba tan fuerte, pero tuve un pensamiento bien rarodequeseleibaairala portera, y en efecto, se le fue”, describió Carolina.

FAMILIA XOLOITZCUINTLE

“Obviamente extraño mucho a mi familia. La pérdida de mi mamá paso en Santos y pasaban mil cosas por mi cabeza en ese instante. No jugaba, perdí a mi mamá y todo se me juntaba. Fue muy difícil”, recordó.

En 2018 recibió la lamentable noticia de que su madre había fallecido, situación que la desestabilizó, aunado con la falta de participación en el equipo de Torreón, aunque encontró cobijo en su segunda familia, las Xoloitzcuintles.

“Hay días en que tengo recaídas emocionales, pero el equipo me ha apapachado mucho en ese aspecto. Desde el primer día que llegué me hicieron sentir como si ya me conocieran, como si fuéramos familia. Es difícil por un lado, pero se equilibra”, añadió la jugadora con la playera #39.

SOL, ARENA Y FUTBOL CON LA CAMISETA DEL TRI

En 2016 y 2017, la jugadora Rojinegra disputó competencias internacionales de futbol de playa, sala y convencional, portando con orgullo la playera de la Selección Mexicana en toda ocasión.

“Fue una experiencia muy diferente pero muy padre. Siempre ponerte una playera de México, en lo que sea, es de orgullo por representar a tu país”, describió.

“Si una jugadora no tiene la ambición y el deseo de ponerse la playera de México, no sé qué hace jugando. Representar a tu país es la máxima aspiración en el futbol femenil. También he tenido acercamiento con selección, pero fue hace mucho tiempo. Sé que es una experiencia única y que todas queremos llegar a ese objetivo”, dijo.

METAS CLARAS DE MAGDALENA

Carolina quiere mejorar su rendimiento físico y futbolístico, siempre con miras por el bien colectivo de su familia Rojinegra.